fbpx
Confesiones

Mi primera vez

primera vez

Mi primera vez || 3 segundos de desilusión


De pronto…

Miguel sacó un preservativo de su bolsillo. Mi corazón empezó a latir más rápido. Hace un mes que veníamos tonteando un poco, pero de besos en el cuello y manoseos con ropa no pasábamos.

Confieso que le tenía muchas ganas. Claro, es que estar con el más guapo de la facultad, era algo como para hacer alarde. Y hoy día «la gran noche» había llegado. Y no me iba  a echar para atrás.

Decidida, aunque con un poco de vergüenza, dejo que empiece a sacarme la ropa. Hasta ese momento, no me había dado cuenta que él también estaba muy nervioso. Después de sacar el preservativo de su bolsillo, y luego de intentar fallidamente abrirlo varias veces, por fin lo logró.

Entonces lo saca, lo desenvuelve, y … ¡No puede ponérselo! OMG. No lo puedo creer, le digo que no es así, que tiene que desenvolver el preservativo en el pene, yo nunca había estado con nadie. Pero eso es lo que nos habían enseñado en el cole. Haciendo un ejemplo con un plátano.

Así que saca un segundo condón, y esta vez se lo pongo yo.

Inmediatamente, en la posición de misionero (yo abajo), Miguel empieza a penetrarme, le pido que lo haga despacio y que tenga cuidado, ya que me dolía un poco. De a poquito, y en movimientos lentos, siento que empieza a penetrarme.

Unos 3 segundos después, me dice … YA.

Me quedé sonsa, por un momento pensé ¿Ya entró?. Y entonces me doy cuenta, que ya se había venido.

Entenderás, que fue una decepción total, la verdad es que, no sentí mucho dolor, pero tampoco sentí mucho placer. Mi primera vez sucedió y pasó y prácticamente yo no me di cuenta.

Tanto pensarlo, tanto esperar a tener el valor para hacerlo, y por fin cuando sucede, la verdad es que fue el acontecimiento menos trascendente de todo mi vida.

Claro, yo no lo podía dejar así, siempre fui una persona muy curiosa y mi apetito sexual se había despertado hace ya muchos años, solo que nunca había concretado nada.

Así que, esperé un momento. Y entonces lo intente de nuevo. Esta vez yo tomé el control, me puse encima, para encontrar mi ritmo, y poco a poco descubrir el ángulo en el que me excitara más. Esta segunda – primera vez, duró un poco más, pero de todas maneras, nunca me llenó de satisfacción. Fue solo un poco de movimientos, esta vez sin dolor, un par de minutos, y eso es todo.

Y bueno. Así es como empieza, trágica e intrascendente mente, mi vida sexual. A partir de este día y por el transcurso de 5 años, aunque no lo creas, el resto de mis relaciones sexuales, fueron casi tan igual de insípidas que mi primera vez.

Hasta que un día, sin pensar que podía suceder, por fin tuve mi primer orgasmo.

Sigue leyendo mi blog, y te contaré todas mis experiencias sexuales. La mayoría, obvio, mucho más interesantes que esta primera vez.

XOXO Damisela Perdida 💋

mi primera vez 3 segundos desilusion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *